MV5BMTk4MDM0MDUzM15BMl5BanBnXkFtZTcwOTI4MzU1Mw. V1 UY1200 CR11706301200 AL

A sus 63 años recién cumplidos Jackie Chan siente que ha llegado el momento de reinventarse.

 

Soy consciente de que ya no soy un jovencito. No puedo seguir rodando 'Hora Punta', parte uno, dos, tres, cuatro, cinco... Si quiero seguir en la industria, tengo que renovarme, de otra manera simplemente desapareces. Es algo que se ve muy a menudo en Japón, Corea, China e incluso América. ¿A cuántas estrellas de acción les hemos perdido la pista? Solo unas pocas consiguen establecerse y seguir trabajando", explica con un punto de tristeza en una nueva entrevista a GQ.

Uno de los motivos que ha llevado al mítico actor a plantearse la posibilidad de un cambio de registro antes que protagonizar una jubilación anticipada ha sido la imposibilidad de seguir cumpliendo el riguroso entrenamiento al que se mantiene fiel desde sus años de juventud en la Escuela China de Arte Dramático.

A sus 63 años recién cumplidos Jackie Chan siente que ha llegado el momento de reinventarse a nivel profesional, dejando a un lado sus filmes cargados de escenas de pelea para mostrar al público una nueva faceta interpretativa en proyectos como 'The Foreigner', en el que colabora con Pierce Brosnan dando vida a un padre en busca de venganza tras la muerte de su hija.

 

Te levantas a las cinco de la mañana y empiezas a entrenar. Nunca nos quitábamos los zapatos, ni siquiera nos daba tiempo. Era un tipo de entrenamiento muy duro, mucho. Horas pegando miles de puñetazos, ¡500 golpes! Pa, pa, pa, pa, pa. Y después te girabas y dabas otros cuantos de cientos. Y otra vez a la izquierda y otros tantos", recuerda en la misma conversación, en un inglés algo oxidado después de pasar más tiempo de lo habitual en China por motivos profesionales relacionados con sus múltiples negocios fuera del séptimo arte.

Por otra parte, el veterano artista también hace gala de un gran desencanto cuando habla de las actuales franquicias de acción, copadas por las producciones de superhéroes en las que se valora más el físico de los protagonistas que su habilidad para las artes marciales o su capacidad para realizar sus propias escenas de riesgo.