maxresdefault

La Liga de Bogotá se quedaría sin unos de sus máximos escenarios de fútbol.

 

Las canchas de La Morena han sido durante 15 años el epicentro de muchos encuentros de fútbol aficionado de la capital y muy pronto podría dejar de serlo, ya que está por terminar el contrato de arrendamiento firmado desde el 2002. Hasta el momento varios dirigentes están buscando prorrogar el contrato de arrendamiento para continuar con los partidos.

Unos 3.500 deportistas de todas las categorías, tanto masculinos como femeninos se encuentran cada fin de semana para disputar sus encuentros en donde se ven aproximadamente 160 partidos en las 16 canchas del complejo y que ahora temen por la posibilidad de terminar sin lugar donde entrenar, jugar y divertirse.

 

Antes de ser un complejo deportivo, el terreno fue de la Dirección Nacional de Estupefacientes quien después le entregó esos terrenos en comodato a la Liga de Fútbol de Bogotá en 2002, pero tiempo después se los cedió a la Fuerza Aérea Colombiana (FAC) para la construcción de una institución universitaria que nunca vio la luz. La Liga, sin embargo, los acondicionó y desde entonces le paga arriendo a la FAC. También cubre los costos de mantenimiento, vigilancia, servicios e impuesto predial.

 

El contrato ya había culminado en el 2015 pero fue prorrogado por dos años más, este 30 de enero se cumplió el plazo y la rectora del fútbol Bogotano deberá entregar el predio por completo. “Lo que pretendemos es que nos den un par de años más para concretar otras alternativas. La construcción no va a comenzar de inmediato, así que nos darían tiempo para conseguir nuevos terrenos”, asegura Camilo Llinás, presidente de la Liga de Fútbol de Bogotá.

Lifútbol cuenta con 1.874 entrenadores certificados y emplea a 238 árbitros además tiene aproximadamente 40.000 futbolistas afiliados, la mayoría de ellos entre 8 y 23 años de edad.