Este beneficio aplicará para aquellas mujeres que cotizan en régimen de prima media y ahorro individual, que cumplan con los requisitos de garantía de pensión mínima y que no tengan ingreso total superior a los dos salarios mínimos legales vigentes. 

De esta manera, las mujeres que luego de cumplir la edad, tendrían que cotizar 150 semanas menos de lo que establece la normatividad vigente, sin que esto signifique  una disminución en el monto de la pensión.  

 


"Este proyecto, autoría del senador Mauricio Lizcano, subsana las desigualdades sustanciales en el plano laboral y social que padecen las mujeres, sobre todo aquellas de menores ingresos", dijo Blel durante su argumentación en Plenaria de Senado. 

Así mismo si la mujer considera conveniente, podrá seguir cotizando semanas más allá de las 1300 para poder aumentar el monto de su pensión de acuerdo al artículo 34 de la ley 100 de 1993.