Sembrar agua es posible?

La siembra de agua, una técnica ancestral que ha sido redescubierta y modernizada, se presenta como una solución innovadora para enfrentar los desafíos hídricos actuales. En Colombia el cambio climático y la sobreexplotación de recursos naturales ponen en riesgo el suministro de agua potable, esta práctica emerge como una herramienta fundamental para la conservación y el manejo sostenible del agua.

¿Qué es la Siembra de Agua?

La siembra de agua consiste en una serie de prácticas agrícolas y de manejo de la tierra diseñadas para captar, almacenar y filtrar el agua de lluvia y de escorrentía. El objetivo es aumentar la infiltración de agua en el suelo, recargar acuíferos y mantener un equilibrio hídrico en las cuencas hidrográficas. Esta técnica puede incluir la construcción de zanjas de infiltración, terrazas, diques y microrepresas, así como la reforestación con especies nativas que ayudan a retener el agua en el suelo.

Historia y Orígenes

La siembra de agua no es una práctica nueva; tiene sus raíces en las técnicas agrícolas ancestrales utilizadas por civilizaciones antiguas en diversas partes del mundo, incluyendo América Latina, África y Asia. En los Andes peruanos, por ejemplo, los incas desarrollaron sofisticados sistemas de canales y terrazas para capturar y almacenar agua de lluvia, asegurando así el suministro durante las estaciones secas.

Beneficios de la Siembra de Agua

  1. Recarga de Acuíferos: Al aumentar la infiltración de agua en el suelo, se contribuye a la recarga de los acuíferos subterráneos, una fuente crucial de agua potable.
  2. Prevención de Erosión: Las estructuras de retención de agua ayudan a reducir la erosión del suelo, protegiendo la fertilidad y la productividad agrícola.
  3. Biodiversidad y Ecosistemas: La reforestación con especies nativas no solo retiene agua, sino que también crea hábitats para la fauna local, promoviendo la biodiversidad.
  4. Mitigación del Cambio Climático: Los árboles y plantas utilizados en la siembra de agua absorben dióxido de carbono, contribuyendo a la mitigación del cambio climático.

Casos de Éxito

En Colombia, la siembra de agua ha sido implementada con éxito en varias regiones. En la cuenca del río Magdalena, por ejemplo, comunidades locales han trabajado conjuntamente con organizaciones no gubernamentales y agencias gubernamentales para construir zanjas de infiltración y reforestar áreas degradadas. Estos esfuerzos han resultado en una mejora notable en la disponibilidad de agua, incluso durante las estaciones secas.

Desafíos y Consideraciones

A pesar de sus beneficios, la siembra de agua enfrenta varios desafíos. La implementación requiere de un conocimiento técnico adecuado y de la participación activa de las comunidades locales. Además, es crucial contar con un marco regulatorio que apoye y promueva estas prácticas. La educación y la sensibilización de las comunidades sobre la importancia del manejo sostenible del agua son también factores clave para el éxito de estos proyectos.

El Futuro de la Siembra de Agua

El futuro de la siembra de agua es prometedor, especialmente en un contexto de creciente preocupación por la escasez hídrica. La integración de conocimientos ancestrales con tecnologías modernas puede ofrecer soluciones innovadoras para la gestión del agua. Es esencial que gobiernos, organizaciones y comunidades trabajen juntos para promover y expandir estas prácticas, garantizando así un suministro de agua sostenible para las generaciones futuras.

En conclusión, la siembra de agua se presenta como una estrategia eficaz y sostenible para enfrentar los desafíos hídricos actuales. Su implementación no solo ayuda a conservar y gestionar los recursos hídricos, sino que también contribuye a la protección del medio ambiente y a la mejora de la calidad de vida de las comunidades. Es una práctica que, sin duda, merece ser promovida y adoptada a nivel global

Se suprime el Ministerio de la Igualdad

La Corte Constitucional se reunió para revisar la ley que creó el Ministerio de la Igualdad, liderado por la vicepresidenta Francia Márquez. La norma llegó a la Corte luego de que varios congresistas del Centro Democrático como Paloma Valencia, María Fernanda Cabal y Miguel Uribe la demandaron por incumplir el procedimiento para su expedición. El tribunal tomó la decisión de suprimir el ministerio a partir de 2026. 

¿Qué decía la demanda? Los congresistas solicitaron a la Corte tumbar la creación del Ministerio por dos motivos: porque desconoció el impacto fiscal que tendría su implementación en el presupuesto de la Nación y porque la ley que lo creó se aprobó sin el quórum suficiente. La demanda llegó a la Corte en marzo de 2023.

¿Qué decidió la Corte Constitucional? La Corte les dio la razón a los demandantes en que la ley sí incurrió en vicios en el trámite al interior del Congreso porque no analizó el impacto fiscal que tendría. Sin embargo, la Sala Plena decidió diferir los efectos de tumbar la norma a dos años para que el Congreso tramite nuevamente la ley de creación o el gobierno reasigne a otras entidades las funciones que hoy en día desempeña el Ministerio.

“En criterio de la Sala Plena, no diferir los efectos causaría una desarticulación institucional que afectaría la implementación de la política pública que ha sido diseñada por el Congreso y el gobierno para garantizar los derechos de sujetos de especial protección constitucional, tales como las madres cabeza de familia y las personas en situación de discapacidad”, dice el comunicado de la Corte sobre el motivo por el cual el ministerio a cargo de la vicepresidenta se queda hasta el 2026. 

Fuente: La Silla Vacía

Petro ordena “ofensiva total” contra disidencia de las Farc

Luego de que se conociera que tras los combates que se reportaron el fin de semana en zona rural del municipio de Argelia, en el occidente del departamento del Cauca, señalados integrantes del Estado Mayor Central (EMC) profanaron los cuerpos de los cuatro soldados que perdieron la vida en los enfrentamientos, el presidente de la República, Gustavo Petro, ordenó operativos con toda la contundencia contra la que se considera la mayor disidencia de la extinta guerrilla de las Farc.

La publicación de Petro se dio también en reacción a un trino del Ministerio de Defensa con el que daban cuenta del acto contra el Derecho Internacional Humanitario (DIH) que perpetró el grupo insurgente.

En su balance de los combates en el Cauca, explicaron que intentaron camuflar los cuerpos sin vida de los uniformados, para poder salir de la zona ante el asedio de los guerrilleros.

“El comandante de la maniobra en el terreno decide proteger la integridad de heridos, capturados y la vida de los soldados de la unidad militar. Por esta razón, los cuerpos de nuestros soldados caídos fueron ocultados para facilitar un repliegue ofensivo que permitiera preservar sus vidas”, afirmaron.

Sin embargo, los subversivos los hallaron, y procedieron a despojarlos de su equipamiento militar, incluido el armamento, por orden del jefe insurgente, de quien entregaron algunos detalles de su expediente criminal.

“Este despiadado terrorista, cabecilla de la Compañía Alberto Poño de la estructura Carlos Patiño, amedranta a las comunidades, ordena atentados y decapitaciones de integrantes de las @FuerzasMilCol, que evidencia una grave violación a los Derechos Humanos y el no acatamiento del Derecho Internacional Humanitario (sic)”, puntualizaron.

Finalmente informaron que los restos mortales de los uniformados fueron recuperados y se encuentran en Popayán para hacer la entrega respectiva a sus familiares y rendirles los homenajes fúnebres.

‘Dumar’ ordenó decapitar militares

Después de que se confirmara que los cadáveres de los soldados se encontraban salvaguardados por la Fuerza Pública, las mismas autoridades revelaron un macabro audio en el que, al parecer, alias Dumar o Chito, da instrucciones de decapitar a integrantes del Ejército.

“Nada de coger prisioneros, todo hijueputa le mochan la cabeza”, se escucha en la grabación que atribuyeron al jefe insurgente.

El general Helder Giraldo, líder de las Fuerzas Militares, anunció que los audios capturados serán compartidos con organismos internacionales y también con las unidades militares para informarles sobre las pretensiones dentro del EMC.

“Tenemos la interceptación de comunicación de la estructura terrorista en la que dan la orden de que si llegasen a capturar a miembros de la fuerza pública los decapiten, tenemos las pruebas, esto no es un hecho irreal y será puesto en conocimiento de las autoridades competentes”, afirmó.

El alto mando lideró el proceso para recuperar los restos de los caídos y dio la bienvenida a los soldados lesionados, que fueron recibidos con un aplauso generalizado por parte de sus colegas.

Durante una conferencia de prensa, el comandante de las Fuerzas Militares reveló que la unidad agredida estaba efectuando una misión para facilitar el regreso a sus hogares de una comunidad en Argelia, que había sido desplazada de sus territorios por años.

Fuente : Infobae

Que reflexión dejan las marchas del 21 de abril?

El 21 de Abril, Colombia se vistió de protesta una vez más, esta vez el turno correspondió a la derecha que con multitudes llenando las calles en diversas ciudades del país.  Se convocaron como una protesta contra el gobierno de turno, pero al final se convirtieron en un grito colectivo por la justicia social, la igualdad y el respeto a los derechos humanos, esos que tanto promueve Petro y que hoy quiere vulnerar con sus reformas manifestaron algunos participantes.

Las imágenes de las marchas son impactantes: Miles de personas, jóvenes en su mayoría, marchando con banderas, pancartas y consignas que exigen un cambio en la política y la sociedad colombiana, pero especialmente solicitando la salida de Petro, con toda la energía en las calles se hizo palpable la inconformidad del pueblo colombiano en medio de una mezcla de determinación y esperanza por un futuro mejor.

Pero detrás de esta expresión de fuerza y solidaridad, se encuentran las historias de aquellos que han sufrido la violencia y la injusticia en carne propia. Colombia es un país marcado por décadas de conflicto armado, corrupción y desigualdad, y las marchas del 21 de Abril son una manifestación de la indignación acumulada de toda una nación.

El gobierno, por su parte, ha respondido con un despliegue de fuerza que ha generado críticas tanto a nivel nacional como internacional. El uso excesivo de la fuerza por parte de las autoridades ha sido denunciado por organizaciones de derechos humanos, que han documentado casos de abuso y violencia policial durante las marchas.

Ante esta situación, es fundamental que el gobierno colombiano escuche las demandas de su pueblo y tome medidas concretas para abordar las causas profundas de la protesta. La desigualdad, la corrupción y la falta de oportunidades son problemas que no pueden ser ignorados, y que requieren de una respuesta urgente y efectiva por parte de las autoridades.

Las marchas del 21 de Abril son un recordatorio de que Colombia está en movimiento, que su pueblo está dispuesto a luchar por un país más justo y equitativo. Es responsabilidad de todos, gobierno y sociedad civil, trabajar juntos para construir un futuro en el que todos los colombianos puedan vivir en paz y dignidad.

La crisis social en Colombia desde siempre y para siempre

Colombia, país conocido por su diversidad cultural y natural, se encuentra inmerso en una profunda crisis política que ha generado preocupación tanto a nivel nacional como internacional. La crisis, que se ha ido gestando durante años, ha alcanzado un punto crítico en el presente, marcado por una serie de desafíos políticos, sociales y económicos que han generado tensiones y conflictos en la sociedad colombiana.

Uno de los principales desencadenantes de la crisis política en Colombia ha sido la falta de inclusión y representación de diversos sectores de la sociedad en el sistema político. A pesar de los avances en términos de democracia y derechos humanos, muchos colombianos se sienten excluidos y marginados, lo que ha llevado a un creciente descontento y desconfianza hacia las instituciones políticas.

Otro factor que ha contribuido a la crisis política en Colombia es la persistencia de la violencia y el conflicto armado en algunas regiones del país. A pesar de los esfuerzos por lograr la paz y la reconciliación, grupos armados ilegales continúan ejerciendo control en ciertas áreas, lo que ha generado un clima de inseguridad y temor entre la población.

Además, la corrupción y la impunidad han erosionado la confianza en las instituciones públicas y en el sistema político en general. Los escándalos de corrupción, que han salido a la luz en los últimos años, han alimentado la percepción de que el gobierno y las élites políticas están más interesados en sus propios intereses que en el bienestar de la población.

En este contexto, la crisis política en Colombia plantea desafíos significativos para el futuro del país. Para superar esta crisis, será necesario abordar las causas subyacentes de la misma, incluyendo la exclusión social, la violencia y la corrupción. Esto requerirá un esfuerzo conjunto de todos los sectores de la sociedad, así como un compromiso firme por parte de las autoridades para promover la transparencia, la justicia y la participación ciudadana.

A pesar de los desafíos que enfrenta, Colombia también tiene oportunidades para salir fortalecida de esta crisis. El país cuenta con una sociedad vibrante y diversa, así como con recursos naturales y culturales únicos que pueden ser aprovechados para promover el desarrollo sostenible y la reconciliación. Con el compromiso y la voluntad política adecuada, Colombia puede superar esta crisis y avanzar hacia un futuro más próspero y equitativo para todos sus ciudadanos.