La cuarentena está a punto de terminar a nivel mundial.
Llegó tan repentina para todos! Algo que quizá nunca imaginamos que podría traspasar los límites de la fantasía en las pantallas.  Nos tomó a casi todos de una manera más bien desprevenida que poco a poco fuimos aceptando y procuramos adaptarnos.
De acuerdo a las noticias, lentamente volveremos a lo que llamamos la "normalidad", aunque sabemos que nada podrá ser como antes; en adelante debemos ser más cuidadosos, más selectivos sobre los lugares y actividades que haremos.
Ahora en nuestra bolsa diaria además de las llaves, la billetera, el labial, entre otros tendremos guantes, tapabocas y desinfectante. Ya no veremos con los mismos ojos esos personajes extraños que cubrían su boca en el transporte público, ya no tildaremos de extravangatemente escrupulosos quienes usaban guantes para asirse de los paráles en el bus o casi nos rociaban con spray desinfectante, esto será parte de nuestra cotidianidad, además de ser un acto responsable para nosotros y quienes nos rodean. Ya que no podemos esperar que los gobiernos locales y nacionales resuelvan todo por nosotros, cada uno desde su individualidad debe aportar lo que le corresponde: "responsabilidad individual y respeto colectivo".
 
Si cada uno pone de su parte
Así sería más fácil exigirles que trabajen en lo que deben trabajar: salud, educación, economía, etc. Pero, si por el contrario medidas tan elementales y sencillas como la auto protección no la realizamos voluntariamente, hacemos más difícil su trabajo y por lo tanto les damos argumentos para ocultar su ineficiencia, corrupción y decidía en muchos casos. 
No estoy de acuerdo ni en contra del gobierno,  estoy en contra de nuestro egocentrismo y falta de sentido social. Así que la mejor manera de exigir nuestros derechos podría ser dando ejemplo cumpliendo nuestros deberes y así dificultarles las cortinas de humo a su trabajo mediocre y corrupto.
Así las cosas, no nos quedemos en el cuestionamiento de porqué paso esto? Cuestionemos mejor, para qué? Qué tengo que cambiar? Qué aprendí?
Será necesaria una cuarentena mental para resolvernos estos interrogantes? Depende de cada uno….
 
Nueva York, 11 de Junio
Maria Teresa Durango 
Psicóloga de la Universidad Católica.
 
Mas Artículos de opinión