PRIMEROS PASOS PARA UNA VIDA ZEN

¿Se puede llevar una vida más tranquila en una ciudad tan caótica?

¡Cuando vives en una ciudad tan grande, donde cada traslado tarda dos horas, además trabajas, eres la “Reina” de tu hogar, debes estar hermosa para tu esposo y para poder tomar en cualquier momento una Selfie para Instagram, debes tener vida social, familiar, debes hacer ejercicio, debes saber de última tecnología, de moda, de literatura, de Higge, SlowLife, SlowFood, Minimalismo,  Marie Kondo, debes ser una madre comprensiva, debes ser espiritual, debes, debes, debes…… y como si fuera poco ahora te estoy diciendo que intentes llevar una Vida ZEN!

Pero no te preocupes no vengo a decirte que hagas posiciones imposibles de yoga, o colorees mandalas, que no sé cómo pueden lograrlo con tantas cosas que tiene uno en la cabeza, como para regresar al Kínder a colorear sin salirse de la raya.

Lo primero que podemos hacer y que nos ha obligado este tiempo de cuarentena, es tomar conciencia de nuestro nivel de estrés y actividad frenética a la que nos hemos sometido nosotros mismos, para lo que he enumerado algunos pasos que pueden ayudarnos:

  1. DESACELERA

Necesitamos bajar un poco el ritmo, elegir solo las tareas que podemos hacer y no decirles a todos y a todo que SI. Decirle que No a algo, en términos de tiempo, significa decirle a otras que SI, que te den más paz.

 

  1. REFLEXIONA

Siéntate en un lugar tranquilo (Si puedes con una hoja y un lápiz) y piensa o escribe cuales facetas de tu vida te generan más estrés y si ese sentimiento se justifica o no, que tantos resultados, sobretodo en términos de felicidad, te genera. Así sabrás en que aspectos necesitas un reajuste urgente.

 

  1. PRIORIZA

Determina cuáles son tus prioridades en la vida, y que cuando piensas en eso te generan una profunda felicidad…. ¡Enfócate en eso! Esa es tu única verdad, el corazón no miente.

 

  1. “MENOS ES MAS”

Aunque algunas veces es imposible cerrar algunos temas, lo sé, lo ideal es que si tengo claro cuantas cosas tengo pendientes, pues no me comprometo con más cosas, aunque sepa que con eso puedo cambiar el mundo (Que no es así).

 

  1. DELEGA

Esas ganas de controlarlo todo es una de las ataduras más fuertes que tenemos, suelta, deja que los demás hagan, aunque las cosas no les queden tan “Perfectas” como a ti. No olvides que es tiempo a tu favor…

 

  1. REGALATE TIEMPO

¿Si lo que buscas es ser feliz tú y a quienes te rodean, como puedes hacerlo con tanto estrés y tanto ruido? En los momentos de silencio y de inactividad, es cuando tu creatividad se dispara, aumenta tu concentración y tu sistema nervioso te lo agradecerá infinitamente. Poco a poco encontraras que estos momentos son muy productivos.

 

Estos sencillos pasos pueden llevarte a tener días más tranquilos, y llevarte a un viaje interior que te permita conocerte un poco más, saber que te hace profundamente feliz y aunque sigas en tus carreras cotidianas e inevitables, aprovecharás pequeños momentos para conectarte con tu corazón y con tus sentimientos y llevar una Vida Zen…. Libre de preocupaciones innecesarias.